Lámina botánica Eucalipto IV

Inicio > Láminas botánicas > Eucalipto IV | Ver siguiente >

Eucalipto IV

Descripción lámina

Lámina decorativa realizada por Cristina Maser. Una reproducción de una ilustración original hecha en acuarela e impresa en papel verjurado de 300 gramos. Un papel con textura perfecta para la mancha de la acuarela. Hazte con esta lámina para dar un toque especial y natural a tu espacio. Puedes colgarla en la pared del salón, en vuestro dormitorio, en la cocina, en la habitación de vuestros niños, en el pasillo o puedes regalársela a tu madre o a tu padre, o a tu mejor amigo, o a tus abuelos…


Din A5: 14,8 x 21cm (medio folio). Precio: 15€ (IVA incluido).

Din A4: 29,5 x 21cm (tamaño folio). Precio: 17€ (IVA incluido).

Din A3: 42 x 29,5cm (tamaño dos folios). Precio: 20€ (IVA incluido).




Escríbenos

¿Cuántas láminas te enviamos? ;)








Tu privacidad es importante para nosotros y por eso queremos que conozcas información esencial sobre el tratamiento de datos. SMART IBÉRICA DE IMPULSO EMPRESARIAL S.COOP.AND, es una cooperativa de impulso empresarial que canaliza la actividad emprendedora de sus socios y socias. Como socio de SMART realizamos las actividades a través de la Web y recogemos los datos que garantizamos serán tratados conforme a los principios de transparencia, limitación de la finalidad, minimización de datos, exactitud, integridad y confidencialidad; cumpliendo en todo caso con las obligaciones y garantías derivadas de la normativa. Más información




Viene de la Lámina Eucalipto III

Las ramitas de eucalipto seguían flotando en el aire, algunas de sus hojas parecían más grandes y redondas. Yo continuaba sintiéndome en la gloria, el lugar era perfecto para quedarse allí, para no volver al ruido incesante de los coches y junto a las personas vociferantes. Bajo el árbol eucalipto sólo me oía a mí misma respondiendo a una extraña criatura que aparecía y desaparecía sin conseguir adaptarse a mi tamaño. Pensé que tal vez era yo quien no estaba a su altura y por tanto a la altura de aquella especie de paraíso. La gigantesca figura volvió a aparecer y, como lo único que tenía explicación hasta ese momento era que podíamos comunicarnos cuando era invisible, cerré los ojos. Hice como si no existiera y fue cuando oí su voz. “¿Sabes ya quién soy?”
–Pues no– respondí.
“Y ¿en qué lugar te encuentras?
–Tampoco lo sé.
“Estás en tu casa, bajo mi tutela”
–Pues no, tengo al lado un gran eucalipto y sus pequeñas ramas me rodean.
“Despierta y lo comprobarás”.
Al abrir los ojos, estaba hablando en voz alta. Era la primera vez que me había escuchado en sueños, al menos durante un segundo. Permanecí bastante rato tumbada sobre un colchón verdadero notando en falta el de mi sueño. Pensé que tendría que llenar la casa de ramitas de eucalipto y hablar más conmigo misma. Desde luego, parecía mucho más real mi mundo interior, al que conocía tan mal, que el otro al que a veces costaba tanto hallarle sentido.
FIN

Laminas similares



Más láminas

Usamos cookies para mejorar tu experiencia. Información sobre cookies Ok